Acceso Mayores 25 años

Acceso a la Universidad para mayores de 25 años

Crecen los alumnos que quieren acceder a la Universidad de La Laguna

Los alumnos que se presentaron a la selectividad en 2010 subió en un 26% . El regreso a las aulas como alternativa a la cola del paro es un camino que siguen cada vez más canarios. Como resultado, las matriculaciones para las pruebas de acceso a mayores de 25 años son cada vez más numerosas.

La Universidad de la Laguna presenta anuncia incremento importante en la prueba de acceso a la universidad de La laguna para mayores de 25 años y mayores de 45 años

En el último curso, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los isleños que tomaron la decisión de volver a hincar los codos para ganarse una plaza en la Universidad superaron en un 26% a los que lo hicieron el año pasado. Frente a los 253 que se presentaron a los exámenes en 2009, a la última convocatoria concurrieron un total de 319.

El secretario de Participación Estudiantil y Mejora del Rendimiento Académico del Vicerrectorado de Alumnado, Antonio Adelfo Delgado, hace especial hincapié en el incremento experimentado en las peticiones de matrículas que reciben en la Universidad de La Laguna. "El año pasado tuvimos 400 matriculados y este año, casi 600", explica. Delgado justifica la diferencia entre el número de alumnos matriculados y los que se presentan a las pruebas en los cursos preparatorios de la prueba.

A diferencia de otras universidades españolas, en la Universidad de La Laguna "tenemos unos cursos preparatorios que hay que superar antes de poder acceder al examen". El responsable del vicerrectorado aclara que muchas de las personas que se presentan "carecen de unos conocimientos mínimos que nosotros nos vemos obligados a exigir".

De esta forma, los cursos previos que pasan los aspirantes universitarios mayores de 25 años "funcionan como una especia de criba", ya que son muchos "los que comienzan en septiembre u octubre y después se dan cuenta de que no pueden acoplarse al nivel de las clases y abandonan".

No obstante, la ULL ofrece también soluciones para estos alumnos que han descubierto después de comenzar el curso preparatorio que se encuentran a un nivel inferior al requerido. "Tenemos un convenio con el centro Mercedes Pinto de La Laguna para derivar a los alumnos de manera que puedan adquirir la formación que necesitan para luego pasar a la PAU, detalla Delgado.

Sin embargo, obviamente, superar el curso preparatorio y presentarse a los exámenes no garantiza el éxito. De hecho, "menos de la mitad de los que finalmente hicieron las pruebas en 2010 aprobó", puntualiza el responsable de la ULL. Así, de los 319 que trataron de obtener una plaza en alguna de las facultades tinerfeñas, sólo 159 lograron su objetivo, según los datos que refleja el INE.

Los resultados fueron ligeramente peores que en la convocatoria anterior. En 2009, de los 253 alumnos que volvieron a ocupar los pupitres para poder hacer la PAU, sólo 117 alcanzaron un nivel de suficiencia. Eso supone un porcentaje de fracaso del 53,75%.

Los motivos que llevan a la gente a plantearse el retorno a la senda del aprendizaje son variados. Además de las personas que, habiendo tenido ya contacto con el mundo laboral, deciden aprovechar que se han quedado en paro para mejorar su formación, la consecución de diversos títulos es también un acicate. De esta forma, Antonio Delgado cita como uno de los más comunes la posibilidad de obtener el equivalente a un título de Bachillerato.

Otra modalidad de acceso a la Universidad que está cobrando cierta importancia es la prueba de acceso a la universidad para mayores de 45 años, que se implantó hace muy pocos años. "Son otros 50 alumnos que hay que sumar al total y que también se presentarán en esta convocatoria", apunta Delgado. Para ellos, están reservadas un 2% de las plazas disponibles en las facultades, aunque deberán compartirlas con otro grupo, aparentemente análogo pero que sigue otra vía: los mayores de 40. La ULL ha inaugurado este año un último sistema para colarse en sus aulas.

La diferencia fundamental radica en que no hay examen. "Para el acceso a la universidad de los mayores de 40, el proceso de selección se basa en la valoración de la experiencia laboral caso por caso", manifiesta Delgado. De lo que se trata es de determinar si existe suficiente conexión con la carrera a la que se pretende acceder para poder seguir la titulación.

La ULL es uno de los pocos centros de España que han logrado poner en marcha este sistema, aunque está regulado desde 2008 por el Gobierno estatal.

acceso universidad mayores

Accede a la Universidad con el curso que se adapta a ti

solicita información sin compromiso